Blogia
Nevares

EL ORIGINAL,EL DOBLE.

EL ORIGINAL,EL DOBLE.

Ése, el del espejo, no soy yo. Es otro,

y sólo se me parece,

porque cuando me voy, se queda allí,

flotando en el líquido amniótico.

 

No hay forma humana de tratar con él:

mueve los labios cuando le hablo, es cierto;

pero no me responde.

¿O acaso el sordo soy yo?

 

Será que sus murmullos inaudibles pertenecen

a la inmaterialidad del sueño o del cristal,

y, hechos de gotas inasibles,

no los resuelven ni la tristeza mía ni el valor.

 

Y, por lo mismo,

no llora él ni paga impuestos.

 

Trato de rozar su mano, que se evapora,

y siempre algo se interpone en la dureza del vacío,

aunque tibio y elástico.

¿No es lo mismo que sucede entre nosotros,

los originales? ¿O debo decir, los dobles?

 

Todo este techo sombrío, sin noche.

Esta ausencia irreverente de aire.

Esta hora que pesa mucho,

más que todos los minutos que contiene.

 

Dan ganas entonces de devolverlo todo

en el agujero sin fondo del espejo.

Pero ¿qué? ¿A quién, si ya no hay nadie,

y lo que se ve es el reverso de la misma pared?

 

Desorejado para siempre, el fantasma

me escucha en silencio y me presiente.

Continúa en mí, hasta que yo mismo he dejado de ser

...y entre los dos

se ha roto el cristal y el puente.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres