Blogia
Nevares

COSAS PERDIDAS.

COSAS PERDIDAS.

En los cementerios,  

los pasos no se oyen sin que se alejen de nosotros.

Todo es de una esperanzadora novedad...

aunque nada sucede de nuevo, ciertamente, hace miles de años.

Igualmente, existen segundos y terceros trasfondos

en el aleteo de  los pájaros que se fugan.

 

Los muertos tienen sus ojos ya limpios de todos los horrores

como el cielo después de una tormenta.

Y de sólo mirarnos así nos quemarían

con sus francas pupilas cargadas de nostalgias.

 

No. No pueden hacerlo.

Y no porque les esté prohibido por Dios

sino porque nos aman.

Así se limitan a escribirnos  en el revés de las hojas,

en los delgados hilos de sus silencios.

...Pero para esas cosas

naturalmente somos analfabetos.

 

En tanto..

¿qué palabras callan misteriosamente,

como un batallón de soldados,

los acorazados labios de los cipreses?

 

¡Oh cuánto más dedo retiene amoroso

el anillo encontrado entre sus ruinas!

Llamo y llamo. No sé a quién devolverlo.

 

Su amarillo, más allá del oro,

abre un forado de ternura  en mis ojos.

Tanto,

que a su sola visión desolada

el sol se niega a marcharse.

El pasto vuelve a verdear en el laberinto de las mentes.

 

Los huesos antiguos detienen su demolición.

La muerte se anima en el latido de una flor, confundida,

creyéndose pájaro.

 

Me imagino,

si hubiese encontrado algo más vivo

...como un reloj.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de  Autor bajo responsabilidad del mismo.

 

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres