Blogia
Nevares

SALUD, CAPICUA.

SALUD, CAPICUA.

¡Salud, capicúa,

estornudo mental donde se resuelve el cuerpo,

devolviéndose!

Voy,

de rebote en rebote,

comprobando la calidad de los espejos.

...Por aquí pasó Alicia,

siento el temblor menudo de sus gatos subalternos.

 

En alguna parte gotea mi sien

hasta llegar a sólo noventa.

Cualquier cosa puede suceder en un miércoles;

hay que estar alertas en la proa de las cosas.

 

Fumar por la blandura de la mandíbula, bien,

en español, de repente,

todo el aire contenido como en un frontón

donde uno rebota, y esperarte, bebiendo

estas gotas del nectario de la botella que amarillea en el fondo

tan oscuro de la garganta cuando se está solo.

 

Ser y, al mismo tiempo, perecer

de todo espanto.

Ser ardilla y nuez, salto

del ojo del pez en la ampolleta encendida tantos años

que,

de tan vieja, ya no es, como los mapas que renegamos.

 

¡Salud!

No como una fórmula química.

Salud, del envase y del envión

del silencio que nos a-cosa,

moscardón dorado al atardecer;

crepúsculo ensayándose a sí mismo en el temblor de mis ojos.

Maravilla del número,

prisionero de la continuidad.

Dios (dos) engarce(s) perfecto(s).

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres