Blogia
Nevares

¿ALÓ...,HOUSTON?

¿ALÓ...,HOUSTON?

¿Aló...,Houston?

¡Bienvenida, hija mía!

¿Sabes por qué estás acá?

Para dar forma al gran coro celestial,

junto a Michael, y a varios otros.

Siempre admiré tu bella voz,

pero nunca tan hermosa como tu alma.

Cantarán para Mí esta primavera,

junto a las golondrinas y gorriones del Cielo,

pero el recuerdo tuyo quedará para siempre en la Tierra.

No tengas miedo.

Ahora, yo seré tu guardaespaldas.

¡Ven! ¡Abrázame!

Soy tu Padre.

 

Autor: Héctor Cordero Vitaglic.

Derechos reservados de autor, bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Juan Carlos C -

Todos quicieramos ser guardespalda de la diva Witney Houston, pero a ora es libre en su alma. lla no la alcanzaremos con las palabras ni con las caricias de nuestra precaria sociedad. solo el padre silencio... buen poema Julian.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres