Blogia
Nevares

LA COSA EMPIEZA MAL DESDE LA BIENVENIDA

LA COSA EMPIEZA MAL DESDE LA BIENVENIDA

La cosa empieza mal desde la bienvenida,

desde que te arman el casco;

cómo mamá te protege debajo de gruesas chombas y pezuñas,

acorazado por el machismo. Un Manco Cápac

en aguas infestadas de tranquilos turistas.

 

Seamos sinceros: toda ecuación de vida es íntima, personal,

aunque lo desmientan los resultados,

aunque digan otra cosa los números pitagóricos.

Uno compite consigo mismo, no con los demás.

Por eso, la muerte sólo tiene que empujar del otro lado

de la puerta, y ya está.

Como las polillas, nos quemamos en la luz de nuestra propia conciencia.

Algunos exagerados - nunca faltan - hablan de un fanal.

 

¿Notan que estos versos marchan con el freno de mano puesto?

Vamos cayendo por el aire ¡qué quieren!

Nos estrellaremos nada menos que contra la Nada.

Vamos con el peso de las enciclopedias

y de los marcos gruesos de nuestros lentes.

El nombre que nos pusieron no hace sino aumentar la gradiente.

 

Y si la fecha llega a coincidir con el aniversario de algún dolor, del hambre...¡ni qué hablar!

Será mejor que se trate de un día cualquiera,

anónimo, de overol, de trabajo.

Un día que tenga, por ejemplo, la palidez de un sábado.

Que nieve o que llueva, no importa tanto.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor

bajo la responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres