Blogia
Nevares
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

ESTAN COMIENDO FLORES LOS CABALLOS DEL INVIERNO

ESTAN COMIENDO FLORES LOS CABALLOS DEL INVIERNO

La muerte se ve venir entre las sombras arrebujadas.

De repente se detiene ante nosotros

con sus espuelas de plata,

como un perro que nos ladra furiosamente.

 

Están comiendo flores los caballos del invierno.

Curiosamente, el agua es menos salada en los puertos de embarque.

Nos arrojan besos desde el otro lado de la calle

personas que no habíamos visto antes.

 

Son los signos inequívocos del porvenir.

Sólo nos podemos equivocar de papel y de tinta.

Ese sentido de humor tan especial que tiene la Mentirosa.

Nos pone ramos de azahares inolvidables frente a los oídos

y ante nuestro olfato herido una puesta dorada de sol,

para luego perdernos,

confundiéndonos de lugar.

 

No importa, decimos. La vida es sólo una peregrinación

donde atrapamos al vuelo los materiales definitivos:

un rayo de sol, un carámbano de luna.

Ciertamente, no nos sirven para el después

ni las llaves plateadas ni los utensilios.

Es más importante mirar los caballos

comiéndose las flores delicadas del invierno.

Atender los saludos que nos lanzan desde el otro lado de la calle.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor

bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

alicia vasquez -

Se me caen en mis ojos de darsenas y en mis dedos ciberneticos todas tus metaforas y las paladeo con el deleite de un niño que encuentra caramelos bajo su almohada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres