Blogia
Nevares

INSTRUCCIONES PARA EL BIEN BAILAR.

INSTRUCCIONES PARA EL BIEN BAILAR.

Es tan fácil bailar bien a condición

de que los pasos se independicen del cuerpo

de que la música se entregue fatalmente al ánimo

como las gargantas perdidas ya a las cimitarras

es decir a los corvos alfanjes ¿queda claro?

Ponga Ud cara de esclavo oriental

No tiene que ir tan lejos como a Persia

basta la africana Libia refiriéndome esta vez

al cafre país y no a esa hembra magnífica que mejor no me acuerdo

Tiene que haber desiertos a sus espaldas arenas muchísimas

ojalá sin rímel puras de viento abrasador y sílice rubia

igualmente una luna crepuscular ojalá

ah y córtese las uñas de los pies haga si quiere con ellas

una fría sopita de gazpacho

para reponerse mañana del estampido brutal de arcos bronces

y violines locos piense en las arañas tejiendo sus guaridas oscuras

cierre los ojos y déjese llevar por el bombeo de la sangre

sienta los muslos ( los de ella ) en la boca toda

y al revés

no hemos inventado nada para qué se asombra

yo les aseguro que es el mismo el sol de Karnak

que el que apenas calienta la sangre de los pingüinos

pero cuidado no se le vaya a pegar sus andanzas torpes cinematográficas

no hacemos ni historia ni filmografía al divertirnos

machos de tango en pecho en galeras antiguas

o rumberos salseros del Nilo es lo mismo

La música es una piedra con sienes plateadas o un pedazo de ala que sueña

elevarse o sacarse la cresta en el suelo

un diapasón contoneándose sobre el abismo filosofal

y si le vienen esas dudas de sexo si vacila agárrese

de las pechugas fibrosas de la mujer

que allí estará entre las líneas quebradas de los bemoles no lo dude

tan cierta e incierta como la proa de un buque

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres