Blogia
Nevares

EL RATÓN DE LAS SEIS.

EL RATÓN DE LAS SEIS.

El ratón de las 6  me despierta

puntualmente

royendo las paredes de la madrugada.

Y roe justo detrás de los crucifijos.

¿No lo habrá enviado el Demonio?

 

Me levanto lleno de frío

y mordido por el hocico

ponzoñoso de la miseria.

 

El negro tubo de la soledad tiene

un sonido triste de flauta andina

hecha con un hueso de uno mismo, a la medida.

 

A esa hora,

cuando todavía se desperezan

famélicas estrellas en el cielo,

yo también quisiera

cavar un agujero en la pared

para asomarme a su mundo de silencios distintos,

agobiado ya de éste.

 

Fumo.

Y como no le gusta el humo

del hosco cigarrillo,

el roedor se va,

pero siempre para volver puntualmente al otro día.

 

El ratón puede ser mi conciencia

que me reclama

el estampido en la sien, sorda de tanta edad,

o el hambre

sencilla y humana que ya anda a esa hora en pie,

vestida con su chilaba

guadañosa y llena de agujeros,  y tan terrible que es.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres