Blogia
Nevares

LA PIRAGUA.

LA PIRAGUA.

Va como dibujando algo sobre las aguas

yertas como un espejo.

Para mí, que va olfateando no el camino de ida

sino el de regreso,

y a ratos parece una graciosa bailarina

en punta de pies.

 

Si nos fijamos bien,

el remo solitario es la prolongación nerviosa del brazo,

de la poderosa espalda, de la frágil ceguera

de la mano del hombre,

que es aquella pequeña hormiga que,

desde lo alto del risco...,apenas se ve

 

y vuelve dos veces majestuosa y grande

la inmensa placidez del lago,

                  que es como el ojo desnudo de Dios.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados bajo del autor bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

César Catalán -

Hola Julián, me encantó tu poema. Me di cuenta de una cosa en tu texto y es que sabes describir de una forma maravillosa las percepciones personales (y eso es requete difícil). Es como un desplazamiento de lo subjetivo a lo convencional para poder acceder a la raíz del sentimiento evocado. "PARA MÍ, QUE VA OLFATEANDO NO EL CAMINO DE IDA/ SINO EL DE REGRESO..." aquí dejas claro esa percepción evocadora (hablo de evocación porque tu construcción poética o, más bien, tu mundo poético es a partir de referencias concretas del mundo conocido) de ahí radica tu maestría por democratizar las experiencias que solo pueden ser personales. Chao amigo saludos,,,
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres