Blogia
Nevares

SE ME ACABO EL SENCILLO

SE ME ACABO EL SENCILLO

En los confines de las ollas muere el sabor disuelto en metal y en vacío.

Yo creo que los dioses están más a gusto en la cocina que en la sacristía,

por esas delicatesses y condumios

que los hacen desear ser humanos,

aunque a ciertas horas del día.

 

El tiempo, en tanto, marcha con las manos en los bolsillos

como un apacible aldeano.

El tiempo se asemeja más a una tortuga que a una liebre.

Y dormita dentro del ataúd sin ninguna incomodidad,

esperando eternizarse para cuando llegue su inquilino.

 

Qué nervio este siglo de puras pruebas, físicas y espiritivas,

de saltos ornamentales desde el jarrón hasta la silla,

con algunas fracturas intermedias, y muchas,

muchas, muchas, muchas, muchas

cuentas que pagar.

 

Ayer he recibido una carta desde el Olimpo,

y aunque venía sin ninguna escritura,

pensé...¡qué raro!

A mí que jamás me saludó ni un obispo;

a mí que sufro del mal de las alturas.

 

Y como el tema inevitablemente caerá en política o en amor,

apago mi cigarro, me echo al hombro los bártulos,

y aquí me despido. No tengo nada más que contar.

Adiós...,good bye.

Se me acabó el sencillo.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor

bajo la responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres