Blogia
Nevares

UN CABALLO LLAMADO TRISTEZA

UN CABALLO LLAMADO TRISTEZA

El plato de tallarines hace cantar al perro de la casa

como si fuera un tenor italiano,

mientras llueve en la mañana

y las olas del mar intercambian entre sí

ramilletes de flores y argollas de plata.

 

Me quedo quieto sobre las teclas de esta máquina,

a ver

si tus ojos de los retratos

me mojan con su nostalgia también a mí,

como ese cascabel de gotas

con que el niño que ya partió hacia el Cielo

celebra su nuevo cumpleaños.

 

Las paredes de mi pieza se sostienen en pie

envalentonadas con mi sangre.

Todo parece igual desde la partida de mi nacimiento

y a la llegada de mi largo viaje por el mundo.

 

Humedad y semillas

en el abrazo

que se dan para emparejar el marcador desigual

la Vida y la Muerte.

Mis brazos te esperan, agobiados como los guantes,

como los cinceles, como los martillos bajo el catre.

 

Las sombras están atadas en sus amarraderos habituales.

¡Qué parece este lugar!

Un barco carenado de paciencia.

En lo alto, la corona de las esferas ciegas.

Y, tirando desde mis pies, el lastre del silencio.

 

Ramonea entre las hierbas altas los tréboles más tiernos,

el caballo del vecino,,,,,

que se llama "Tristeza".

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor

bajo responsabilidad del mismo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres