Blogia
Nevares

DOS PRISIONEROS.

DOS PRISIONEROS.

Tanto el preso de la idea como el del número

ignoran cuánto sol acarrean en su molino de ilusión por delante.

¡Qué me dices, Sancho!

La tarde es el cuadrado de una celda que nos vuelve locos,

el nombre de cada cual, un remiendo de tela que no justifica nada,

y el tiempo, algo que todos quisiéramos evadir.

De hoy mismo es esta orden del oído que me indigesta,

mar anclado del espejo en medio del patio esmerilado y solo,

donde me paseo inutilmente sin dar conmigo mismo

y sin poder huir de tus ojos.

 

Un día llegará, enteramente negro,

cuando el cuervo no pueda ya con su pico, con sus alas,

y goteando su lenta leyenda de oculto trigo

permita

que al fin se alinien los números contra la pared

alcanzando las ideas libertarias,

y la vida se dé un abrazo con la muerte,

                                     como lo son en verdad,

como dos hermanas en ayuno.

 

Qué falta hace que haya prisioneros,

si rodamos juntos de escalón en escalón,

si vamos lanzados en esta piedra sin retorno por el cosmos...

 

Pero,

por favor,

no manches con tu sombra mis plumas.

 

 

Autor: Julián Rojas.

Derechos Reservados de Autor bajo responsabilidad del mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

César Catalán -

La NO presencia y la invalidez espiritual es el rumbo que toma tus palabras de forma creciente y progresiva. Podríamos decir que es una avalancha léxica que se lleva todo el sentido del hablante lírico como intentando justificar lo que ya carece de lógica. Es el viaje introspectivo de un alma trizado por el tiempo y aquí lo clarificas de forma certera "La tarde es el cuadrado de una celda que nos vuelve locos,/el nombre de cada cual, un remiendo de tela que no justifica nada,/y el tiempo, algo que todos quisiéramos evadir" Esto último, es la voz de un existencialismo profundo que une al hablante lírico con el poeta personificado (Julián Rojas) en un encierro de paredes internas en dónde la celda es un gran reloj derritiéndose a la luz del inconsciente, como cual fuera una pintura de Dalí.

Inspirador poema, chao Julián,,,
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Rigo -

Te reiteramos nuestra preocupación por no tener noticias tuyas, esperamos que estés bien.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres